El castillo -Luis Zueco

Luis Zueco, El castillo, Ediciones B, Barcelona, 2015

El castillo de Loarre es la fortaleza románica más importante de España. Ubicada en el norte de Aragón —lugar de nacimiento del reino—, es imponente e inexpugnable, incluso hoy en día pese a que parte de su fábrica está en ruina. Nada extraño, por tanto, que haya sido escenario de películas como El reino de los cielos o de distintas novelas históricas. No hace falta mencionar que la novela de Luis Zueco, que aquí se reseña, transciende en este bastión. En concreto en la época de su construcción —siglo XI—, pues de eso mismo trata la narración de El castillo. De esta manera, sumándose a la moda “constructiva” que inició la afamada obra de Ken Follet, Los pilares de la Tierra, en esta ocasión el motivo de construcción es una obra de carácter civil, aunque también en parte religiosa, ya que forma parte del conjunto una iglesia de dimensiones considerables.

La obra transcurre desde el reinado de Sancho III el Mayor, rey de Navarra,  hasta Sancho Ramírez de Aragón.  El fin de tal construcción era  la conquista de la tierra llana del sur, en aquel entonces en manos de los musulmanes. A lo largo de la narración podemos apreciar la evolución del castillo y los cambios desde el proyecto inicial hasta la gran obra de ingeniera en que se convirtió, así como las adversidades en su construcción, especialmente por ser este un lugar de frontera con el Al-Ándalus. También podemos añadir que se pretende contar los orígenes del reino de Aragón, así como el problema eclesiástico entre el viejo culto hispánico y el que se quería implantar desde Roma, el cual finalmente triunfó.

Lamentablemente, esto es posiblemente lo único que podemos decir a favor de la novela. Si bien sería injusto decir que la novela no es entretenida, no está muy lograda. Muchos de los personajes recuerdan ampliamente a la mencionada obra de Ken Follet, sin que además tenga ninguno de ellos profundidad. Padre viudo (Juan) e hijo (Fortún) que llegan al lugar de construcción casi por casualidad. El primero muere en la obra del castillo. El segundo, convirtiéndose en el protagonista de la novela, decide dedicar su vida a finalizar el castillo tal y como su padre quería.  Otros personajes son igualmente reconocibles: malvado clérigo —antes pastor— que disfruta con la crueldad (Javierre). Pelirroja amazónica que vive en la soledad de los bosques (Ava), así como una curandera que se mueve entre el paganismo y el cristianismo (Eneca). No es una historia ni unos personajes que nos puedan sorprender.

La narración, por otro lado, es predecible a lo largo de toda la novela. Lo poco que puede resultar sorprendente acaba sin mayor transcendencia o no se profundiza demasiado. A veces parecen existir tramas ocultas que no se nos han dicho pero que salen a relucir sin mucha aclaración, quizás como consecuencia de los muchos saltos en el tiempo que existen para abarcar un periodo tan amplio. Otras veces, algunos hechos que ocurren quedan en el olvido y no se vuelven a mencionar. En ocasiones, algunos de los personajes se convierten en auténticos eruditos de la política del reino para darla a conocer al lector. Sin embargo, apenas tienen presencia personajes históricos reales.  

En resumen, podemos decir que es una novela “comercial”, escrita apresuradamente y sin apenas elaboración. Gran longitud, pero sin profundizar demasiado en la trama y la psicología de los personajes. Predecible en todo momento, aunque sin llegar a ser aburrida. Se lee con bastante fluidez y nos da más o menos una idea de la historia de los inicios del reino de Aragón, así como de la evolución del castillo de Loarre.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies