La dinastía de los Antoninos

 La dinastía de los Antoninos es peculiar, en cuanto que los príncipes heredaron el trono por adopción y no por nacimiento. Se consideraba que quien era asociado al trono lo era por ser optimus para ocupar tan alta dignidad, debiendo ser respetuoso con las leyes y las instituciones.

El principado de los antoninos es el principado ético y también se le atribuye el adjetivo de humanístico, según lo definió Mazzarino, porque por primera vez personas cercanas a la filosofía alcanzaban el poder, y ecuménico porque hubo una integración de las provincias dentro de las estructuras del Imperio, siendo varios emperadores procedentes de éstas. Elio Aristides presentaba al Imperio como la casa común de todos los habitantes civilizados del universo, caracterizado por la libertad y el consenso.  Muchos historiadores consideran que el siglo II, representado por los Antoninos, es la época de oro del Imperio romano. Sin embargo con Marco Aurelio y Cómodo, los últimos dos príncipes de esta dinastía, el Imperio empieza a dar síntomas de crisis.Hay cuatro grandes cambios. Primeramente se resuelve el problema de la sucesión, con la elección del mejor. La recuperación de la política expansiva y la estabilización de los límites del Imperio; la centralización y burocratización del aparato administrativo bajo la jefatura del principie que se convierte en fuente e intérprete de la ley.NERVALos conjurados, que habían acabado con la vida de Domiciano, habían puesto en el trono a Nerva (96-98) que era un nobilis, con una edad de 70 años, y no tenía hijos. De ese principado lo importante es cómo resolvió la sucesión, y también de época de Nerva data la última ley comicial, la última aprobada en comicios, tras la cual nunca más serían convocados.

alt
Nerva

Nerva escogió a Trajano como sucesor, que no pertenecía a su familia. En consecuencia, siguiendo el criterio de la virtud, y por lo tanto la excelencia militar era algo fundamental, Trajano era el que mayor prestigio militar tenía. Había destacado en la guerra de Germania y en la represión tras el intento de usurpación por Saturnino en época de Domiciano. Fue adoptado como hijo, lo presentó ante el Senado y le otorgó la tribunita potestas y el imperium proconsular; lo denominó cesar, y a partir de entonces el título de cesar es el indicativo del sucesor. Lo que Nerva puso en práctica se convirtió en un procedimiento de designación de sucesor con carácter institucional, aunque en la práctica se aplicó de manera limitada, porque muchas veces los príncipes eligieron a parientes.La justificación del mejor dio lugar a la ideología del optimus princeps, que se asume en el lema “el imperio espera al mejor”, y ser el mejor consiste en obedecer las leyes y respetar al Senado.

TRAJANOTrajano es el primer emperador procedente del mundo provincial, concretamente de Hispania. Su elección como sucesor no fue casual, y pudo influir además de su reputación militar, algo necesario para Nerva que no la tenía, así como la existencia en el Senado de un importante número de senadores de procedencia hispana.Trabajo mantuvo la línea política iniciada por Nerva de mantener la apariencia de respeto al Senado, y a las antiguas instituciones republicanas como en época de Augusto, aunque el emperador seguía manteniendo el poder absoluto al mismo tiempo que el Senado perdía mayor poder aún.En política fiscal Trajano renunció al aurum coronarium, que era una aportación en oro voluntaria, bien a peso o en forma de corona, que hacían todas las ciudades del imperio al príncipe en el momento de su ascenso.  Aligeró el impuesto de sucesiones y perdonó los atrasos en el pago de tributos. A esto se le une una política de espectáculos y obras públicas en Roma e Italia. A lo que hay que sumarle el programa de los alimenta, que consistía en que el Estado realizaba préstamos hipotecarios perpetuos con un interés del 5% a pequeños y medianos propietarios itálicos, y con ese interés el Estado subvencionaba las necesidades alimenticias y educativas de los huérfanos de Italia del ámbito urbano.

alt
Trajano

Exteriormente se recuperó la política expansiva. Esta política fue una solución a un problema económico, puesto que había un desequilibrio económico consistente en una disminución de los ingresos y aumento de los gastos, consecuencia de la política fiscal y una gravosa política de espectáculos y obras llevadas a cabo por Trajano. Con la guerra se quería obtener botín, esclavos y abrir rutas comerciales.En el frente danubiano se conquistó la Dacia, convertida en provincias, tras dos guerras, y en el 106 d.C la conquista fue definitiva. Se trataba de controlar las minas de oro de los Cárpatos. En Oriente se anexionó ese mismo año la Arabia nabatea, consiguiendo el control sobre importantes rutas carabaneras que comunicaban el Golfo Arábigo con el Golfo Pérsico.
La gran campaña de Trajano fue la partica, y como consecuencia Armenia fue incluida en el 114 como provincia, y desde Armenia entro en Mesopotamia en el 115 y a continuación Asiria en el 116, y descendió hasta el Golfo Pérsico. Las conquistas no duraron mucho ya que tener destacamentos militares tan lejos de Roma era muy costoso, y no compensaba ni en términos políticos ni económicos. En el 117 Adriano evacuó Mesopotamia y Armenia.ADRIANOPublio Elio Adriano, también de Itálica como Trajano y pariente de éste, le sucedió en el 117 en el trono. Aunque se corrió el rumor de que la emperatriz, Plotina, y el prefecto del pretorio, Elio Atiano, habían estado detrás de la sucesión, parece que Trajano ya había pensado en Adriano como sucesor desde el principio, y el ejercito de Siria, donde Adriano estaba como legado en el momento de la muerte de Trajano, así como el Senado, lo reconocieron como emperador.Una de las primeras actuaciones de Adriano fue la ya comentada evacuación de las provincias de Mesopotamia y Armenia, puesto que Adriano cambiará radicalmente la política expansiva de Trajano. Adriano definirá el limex del Imperio Romano, término que alude a una zona fronteriza que servía para limitar el mundo civilizado y el mundo bárbaro, y la línea defensiva frente al enemigo externo. Ese límite tenía una configuración distinta según el lugar. Si había ríos, estos limitaban el limex. Si había montañas o desiertos eran éstas, si no había,se construían muros, como el de Adriano en Britania. En todos los casos el limex incluía una vía de comunicación rápida para tropas e información, y a lo largo de éste había estacionamientos de tropas.Sin embargo, esta política no estuvo libre de guerras. Adriano tuvo que hacer frente  a una incursión de los Roxolanos en el 117, y en el 122 otra de los Brigantes en Britania que le llevaron a decidir a construir el famoso  muro. Aunque uno de los mayores problemas fue la última rebelión judía del  132 tras la decisión del emperador de levantar en las ruinas de Jerusalen, destruida por Tito, la colonia Aelia Capitolina. Tras el empleo de numerosas fuerzas militares, se prohibió a los judíos visitar Jerusalén y Judea se reorganizó en la provincia de Siria-Palestina, con dos legiones permanentes.Adriano llevo una profunda centralización y burocratización, no vista desde época de Claudio, que propuso hacer del Imperio una estructura homogénea e integrada, que exigía disminuir las diferencias entre Roma y las provincias, y pretendió hacerlo por medio de leyes comunes para todos, que emanaban del príncipe, que se convierte en fuente e intérprete de la ley, asumiendo la función legislativa, jurisprudencial y jurisdiccional. Esto supondrá el centralismo, imponiéndose el ordenamiento del príncipe frente al del populus, al mismo tiempo que los equites adquieren más poder.

alt
Adriano

El príncipe legisla en colaboración con el Senado y las normas resultantes o se llaman senadoconsultos u orationes. Sin embargo, el emperador tomará la mayor parte de las iniciativas mediante cuatro tipos de legislación: los edicta que eran leyes imperativas de carácter general. Los mandata, ordenes del príncipe dirigidas a funcionarios. Los rescripta eran el resultado de la función jurisprudencial, ello quiere decir que ciudades, personas, etc, consultaban al príncipe sobre el sentido de una ley, el príncipe respondía y las respuestas eran los rescripta, que podían ser usados en otros casos similares. Finalmente estaban los decreta, que eran sentencias de justicia de acuerdo con la función jurisdiccional del emperador, y que podían ser usadas también como jurisprudencia para otros casos.Adriano procedió a la codificación del “edicto perpetuo”, que recogía todos los edictos de los anteriores pretores, y por lo tanto terminaba aquí la función judicial y jurisprudencial de los pretores.Para llevar a cabo esto se reforzaron las oficinas centrales: oficina a libellis (salían rescriptos), ab epistulis (rescriptios y mandatos), a memoria (edictos), a cognitionibus (sentencias). Al frente de las oficinas había un eques, y esas magistraturas formaban parte de la carrera ecuestre.Se institucionaliza el concilium principis, como órgano asesor del príncipe, compuesto por senadores y equites de alto rango y cuya función era asistir al príncipe en su tarea legislativa y jurisdiccional y jurisprudencial.Las consecuencias fue el retroceso del ordenamiento del populus y del Senado, la pretura perdió sus funciones, y se produce la imparable promoción de los equites y es entonces, con Adriano, cuando se estructura la carrera de los equites según sus rentas:-sexagenarios : 60.000 sextercios – procuratores-centenarios 100.000 sextercios – jefes de la administración-ducenarios 200.000 sextercios – praefecti.Finalmente, Adriano tuvo que hacer frente al mayor problema de todos los emperadores: la sucesión. No tenía hijos, así que uso la vía de la adopción, eligiendo a Arrio Antonino, que tenía experiencia gubernamental, obligando a éste, ya por su madurez, a adoptar a su vez a Marco Anio Vero, el futuro Maro Aurelio, así como a Lucio Vero. En el 138 Adriano murió.ANTONINO PIOAntonino Pio pertenecía a una familia senatorial de la Galia Narbonense, y de este emperador es de donde se tomará el nombre de los Antoninos que engloba a todos los emperadores ya mencionados, así como Marco Aurelio y Cómodo, puesto que su reinado se caracterizó por la “paz romana” con un Imperio protegido de los barbaros, con bonanza económica, y gobernado por un hombre de Estado y de grandes cualidades. Aunque más bien, Antonino se mantuvo en el inmovilismo y estancamiento disfrazado en la prosperidad del momento, lo que hizo que al final del siglo empezaran a aparecer los síntomas de crisis.Su llegada al poder fue bien acogida por el Senado, que veían en él uno de los suyos, frente a Adriano cuyo reinado había sido en general tenso respecto al Senado. Sin embargo, Antonino como primera decisión fue dotar a su padre adoptivo, Adriano, de honores divinos, lo que le valió el apelativo de Pio.

alt
Antonino Pio

La política de Antonio Pio fue la de mantener las líneas de su padre, aunque intentado siempre la buena relación con el Senado, así como una política  de atraerse a su lado al pueblo y al ejército mediante repartos de dinero: congiaria al pueblo y donativa al ejército. Redujo los gastos monumentales, e intensificó el programa de los alimenta, así como la creación de la institución de las puellae Faustinianae, en honor a su mujer Faustina, que ayudaba a las niñas pobres. La buena administración financiera hicieron que a su muerte el Tesoro imperial contara con abundantes recursos monetarios. Aunque pese a ello, las ciudades de las provincias occidentales entraron en dificultades financieras.Como ya se ha dicho, al igual que Adriano, se mantuvo una política exterior caracterizada por el mantenimiento de las fronteras, aunque ello no quitó para que existieran momentos en que se tuvo que actuar militarmente. En Britania renació el problema de los Brigantes, que llevó a crear un nuevo limex un centenar de kilómetros al norte del muro de Adriano, aunque finalmente se tuvo que abandonar. Y en Numidia y Mauritania hubo que reforzar el ejército por las incursiones de las tribus nómadas.En el 161 murió Antonino Pio, y le sucederá Marco Aurelio que hereda un imperio en prosperidad, pero también el inicio de los prolegómenos de lo que será una profunda crisis.