Películas sobre el período de Entreguerras

Tras la I Guerra Mundial, los Estados Unidos comenzaban sus felices años veinte y decretaban la famosa ley seca, lo que provocó un torbellino de contrabando de alcohol y gansters, tal y como se pueden apreciar en películas como Sin ley (John Hillcoat, EE.UU., 2012), la exitosa serie Boardwalk Empire (EE.UU, 2010-2014), el clásico Los violentos años veinte (Raoul Walsh, EE.UU., 1939), Érase una vez en América (Sergio Leone, EE.UU., 1984). Y si de mafiosos se trata, Al Capone no podía quedarse  sin películas propias: Little Caesar (Mervyn LeRoy , EE.UU.,1930), Al Capone (Richard Wilson, EE.UU., 1959), La matanza del día de San Valentín (Roger Corman, EE.UU., 1967), Capone (Steve Carver, EE.UU., 1975), Los Intocables (Brian De Palma, EE.UU., 1987), El otro Capone (John Gray, EE.UU., 1990), Dillinger  y Capone (Jon Purdy, EE.UU.,1995)

Para la Gran Depresión, la más famosa de las películas puede que sea Las uvas de la ira (John Ford, EE.UU. 1940), al igual que lo es ¡Qué bello es vivir! (Frank Capra) y Los viajes de Sullivan (Preston Sturges, EE.UU., 1941). O Brother (Joel Coen, EE.UU-Reino Unido-Francia, 2000) protagonizada por Georges Clooney, cuyo personaje realiza un camino de vuelta a casa en el que se nos muestra el ambiente en EE.UU de aquellos años. Cinderella man (Ron Howard, EE.UU., 2005) sobre la vida real de un boxeador que debe volver al cuadrilátero para alimentar a su familia. Seabiscuit (Gray Ross, EE.UU. 2003), otra película basada en hechos reales, esta vez con protagonista en forma de caballo de competición. La rosa púrpura del Cairo (Woody Allen, EE.UU, 1985), que trata sobre la evasión de la vida real del momento a través del cine;  y Esplendor en la hierba (Elia Kazan, EE.UU. 1961), una historia de amor, de esas que son imposibles, entre dos jóvenes de familias de estratos sociales distintos. No podíamos dejar de citar Bonnie y Clyde (Arthur Penn, EE.UU., 1967), los famosos asaltantes de bancos, de los que también se hizo una miniserie de televisión recientemente (Bruce Beresford, EE.UU. 2013) y tampoco pueden faltar estafadores como el protagonista de Luna de papel (Peter Bogdanovich, EE.UU., 1973). En tono cómico, El gran salto (Joel Coen, EE.UU. 1994). Otras que podríamos citar pueden ser Agua para elefantes (Francis Lawrence, EE.UU, 2011) con el tema del circo, La leyenda de Bagger Vance (Robert Redford , EE.UU.,2000) sobre el golf y Camino a la perdición (Sam Mendes, EE.UU. 2002), esta vez con asesinos a sueldos como tema. De ratones y hombres (Gary Sinise, EE.UU., 1992), la miniserie Mildred Pierce (Todd Haynes, EE.UU., 2001), Tallo de hierro (Héctor Babenco, EE.UU., 1987). Cambiando de lugar, Liam (Stephen Frears, Reino Unido, 2000) acerca de la depresión en Inglaterra.

Acerca de la Alemania nazi podemos empezar por tres producciones del propio Reich, El Triunfo de la voluntad (Leni Riefenstahl, Alemania, 1934) en el que se conmemora la propia victoria del Partido Nazi. Del mismo cineasta de la anterior, Día de la libertad: nuestras fuerzas armadas (Leni Riefenstahl, Alemania, 1936), en el que se muestra la fuera militar alemana, y  Olimpia (Leni Riefenstahl, Alemania, 1938), basada en las Olimpiadas de Berlín de 1936.

Mucho más modernas: Invencible (Werner Hergoz, Alemania-Reino Unido, 2001) que cuenta la historia de un strongman judío.  Lili Marleen (Fassbinder, Alemania, 1981) en la que se toma la famosa canción del mismo nombre para contar la historia del ascenso de una estrella de la canción en la Alemania nazi.  La caída de los dioses (Luchino Visconti, Italia-Alemania-Suiza, 1969) en la que una familia burguesa se encuentra entre la difícil decisión de apoyar o no al nuevo régimen nazi. Y también con una familia de la alta clase, Sonrisas y lágrimas (Robert Wise, EE.UU., 1965), esta vez en la Austria anexionada por Alemania. Aimée y Jaguar (Max Färberböck, Alemania, 1999) en la que el tema de la homosexualidad femenina es manifiesto, en esta ocasión entre un ama de casa, mujer de un oficial nazi, y una judía, miembro de la resistencia.  Y relacionada con la juventud, Napola (Dennis Gansel, Alemania, 2004).

La vida de Hitler, en concreto hasta su ascenso a la cancillería, abarca Hitler, el reinado del mal (Christian Duguay, Canadá, 2003). Y  sobre los últimos días del Reich, El hundimiento (Oliver Hirschbiegel, Alemania, 2004).

El intento por derrocar a Hitler en la Operación Valkiria, Sucedió el 20 de julio (Georg Wilhelm Pabst, RFA, 1955) y más moderna Valkiria (Bryan Singer, EE.UU., 2008).

Con la Italia fascista como escenario, Amarcord (Federico Fellini, Italia-francia, 1974), Mussolini y yo (Alberto Negrín, Francia-Alemania-Italia-EE.UU, 1974), El conformista (Bernado Bertolucci, Italia-Francia-Reino Unido, 1996) cuyo protagonista es un respetable profesor que trabaja para el servicio secreto de Italia. Una jornada particular (Ettore Scola, Italia, 1977) que transcurre durante la visita de Hitler a Roma.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR