Salamina – Javier Negrete

Javier Negrete, Salamina, Espasa, Madrid, 2010

“Aquel hombre no había vencido al Imperio Persa, porque éste, por la voluntad de Ahuramazda, era indestructible y habría de durar hasta el día de la Separación. Pero a Jerjes el Gran Rey, Rey de Reyes, Rey de las Tierras, hijo de Darío, el Aqueménida, lo había derrotado. Había doblegado su voluntad y había quebrantado su espíritu”.

Salamina es el nombre de una de las más importantes batallas marítimas –de hecho, decisiva- en el contexto de las Guerras Médicas, es decir, las guerras entre griegos y persas, la cual fue el principio de la puesta en fuga de Jerjes y su ejército de la península helénica tras la derrota sufrida por estos últimos. También es el título de la novela de Javier Negrete, por lo que nos advierte ya de lo que trata. No obstante, esta no se reduce únicamente al tiempo en que se produce esta batalla, sino que abarca la práctica totalidad del conflicto: desde el intento de Darío por conquistar Grecia, frustrado tras la victoria griega en Maratón  en el 490 a.C. hasta la mencionada victoria naval de Salamina en el 480 a.C.

Tal cantidad de año es salvado, en primer lugar, por medio del personaje principal y eje vertebrador de la novela, el ateniense Temístocles, que diseñó, como es sabido, la estrategia marítima ateniense que llevó a la victoria griega. Por otro lado, el autor ha elegido una serie de momentos concretos que se agrupan, siguiendo la nomenclatura teatral, en varios actos y entreactos: “Maratón”, “483 a.C.”, “La invasión” y “Salamina”. De esta manera, no existen propiamente capítulos, sino que en cada uno de estos bloques se avanza, del mismo modo, mediante pequeños saltos en el tiempo, así como cambios de escenarios: la acción unas veces transcurre en Atenas, otras en Esparta e, incluso, en Babilonia. Además, entre los actos y entreactos, el autor ha escogido una serie de fragmentos directamente de las fuentes clásicas, entre ellos, cómo no, Heródoto, que permiten que el lector conozca de primera mano lo que aconteció en el espacio de tiempo que no recoge la novela.

La narración sigue escrupulosamente los datos históricos que conocemos. De hecho, al final de la novela, como suele ser usual entre los autores de novela histórica que intentan ceñirse a un marco histórico en su plenitud –sociedad, cultura, costumbres, etc.-, se recoge una selección bibliográfica, lo que a priori indica que el escritor ha realizado una documentación previa que es de agradecer. Pero, claramente, ceñirse a los datos histórico no implica la carencia de ficción, de lo contrario no existiría novela. Así, esta ficción rellena los abundantes vacíos de lo que conocemos. Seguro que nada de lo que el autor imagina ocurrió así, pero es verosímil, al igual que la personalidad y aspecto de todos los personajes –que en su gran mayoría existieron- han tenido que ser creada. Así, por ejemplo, Filípides, que según la tradición realizó la memorable hazaña de llegar desde Maratón a Atenas corriendo para informar de la victoria ateniense, cobra en algunos pasajes gran relevancia pese a que no conocemos más de su vida que aquella anécdota.

No obstante, quizás el único momento en el que el autor se toma una de las mayores licencias es el entreacto del 483 a.C., cuando nos encontramos a Temístocles en el Imperio persa y entrevistándose con el propio Jerjes, pero como comenta Javier Negrete, en una explicación final sobre su elección a la hora de contar la historia y aclarar las dudas sobre lo histórico y lo imaginado, el objetivo no era solo mostrar el mundo griego, sino también contraponerlo a la civilización persa.

Más allá de su trasfondo histórico, es una novela que llega a enganchar por el dinamismo a lo largo de todas sus páginas. Si el lector es de los que disfrutan con la acción, más que de profundas narraciones y pensamientos filosóficos, esta es, desde luego, una novela perfecta en este sentido. Se entremezclan las cuestiones políticas y, en concreto, las manipulaciones de Temístocles para imponer su estrategia a los atenienses y espartanos, así como las batallas y acontecimientos bélicos que se desarrollan a lo largo de varias páginas dándose todo tipo de detalles. No falta, desde luego, la intriga e, incluso, la pasión.

COMPRAR SALAMINA

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR