Serie Hispania, una chapuza

alt

Por alguna parte escuché que Hispania: la leyenda -la serie que ha comenzado en Antena 3- había sido una de las series españolas más caras -o incluso la más -, aunque tras ver sus dos primeros capítulos me hace dudar en qué se han gastado el dinero. Supongo que la inversión ha ido en publicidad y en los sueldos de los actores -que por cierto, con una actuación penosa, como si desconocieran el carácter que deben dar a los personajes que encarnan-. Estoy seguro que en lo que no se han gastado ha sido en un asesor histórico, en la documentación de los guionistas, ni es un mísero manual de Historia de Roma. Y es que en cada frase del guión las patadas a la Historia van en aumento, y eso que vi ambos capítulos sin prestar mucha atención. Analizaré alguno de los puntos:

1. La serie comienza sin realizar un breve comentario sobre el contexto histórico en que se sitúa la acción. El único dato que se da es que en el año 156 a.C. Roma había llegado “a nuestras tierras”, según dice el narrador. ¿Qué tierras?. Parece lógico que debieran decir en que parte de Hispania se encuentran, e incluso la situación del resto de Hispania. Y por otra parte, tampoco se menciona que el año en que se encuentran es como poco el año 151 a.C., año en que Galba fue elegido pretor y enviado como gobernador de la Hispania Ulterior. Y la masacre, a la hora de entregar las armas, se produjo -si mi memoria no falla- en el año 150 a.C.

2. Y relacionado con la provincia, no se especifica en ningún momento de donde es gobernador, de hecho en varias ocasiones se refieren a Galba como gobernador de “estas tierras”. Y el propio Galba -el de la serie- en un discurso que da a sus tropas dice que se creará una nueva provincia. ¿Qué nueva provincia?, Desde el año 197 a.C. en Hispania se habían formado dos provincias: la Citerior y la Ulterior -esta última al cargo de Galba-. Por tanto, no tiene ninguna lógica esa afirmación.

3. Relacionado con la provincia, ¿Cuánto tiempo se supone que Galba llevaba allí? En varias ocasiones su señora esposa le dice que está cansada de estar allí. Me da la sensación como si llevara allí años, cuando Galba estuvo tan solo dos, una como pretor -lo que duraba una magistratura- y otro como propretor debido a la lejanía de Roma.

4. ¿Por qué Galba carga con su esposa? ¿Desde cuándo un magistrado sale en campaña con su esposa?, y lo que es más llamativo, que viva en el campamento rodeada de hombres. Y por cierto, ¿ese es el único campamento romano en toda Hispania?, ¿allí está todo el ejercito del pretor?

5. Y esa mujer de Galba -que manda más que su marido – le dice en una ocasión a éste que cuando le conoció era tan solo un soldado. ¿Un soldado que llega a ser pretor? Para realizar una carrera política, en aquella época, había que tener dos cosas: dinero y antepasados. Otra cosa serán los personajes como Cayo Mario o Cicerón, y otros tantos personajes de la tardorepública que conseguirán realizar una carrera política sin antepasados, pero sí con dinero. Sea como fuere, no es el caso del Galba real. Aunque parece que los guionista no saben en qué época se están moviendo, puesto que en varias ocasiones hablan también de los patricios, cuya importancia en el 150 a.C. era nula, más allá de un cierto prestigio.

6. Galba promete a su mujer que cuando sea elegido cónsul, dejaran Hispania. ¿Cómo piensa este Galba ser elegido cónsul?, ¿en ausencia de Roma, y sin esperar los dos años necesarios para ocupar otra magistratura? Es decir, que si este Galba quiere presentarse a las elecciones tendrá que volver a Roma, abandonar el mando de la Hispania Ulterior, esperar dos años, y presentarse a las elecciones al consulado. Y por cierto, que su señora esposa siempre alardea de que su padre es senador, cuando el propio Galba sino era senador ya, lo sería en breve, puesto que tras ocupar la pretura se tenía acceso al senado.

7. Y es que la mujer de Galba es un cúmulo de errores. En alguna ocasión también dice que enviará a no sé quiénes al Circo Máximo. Hemos de suponer, por su tono, que para que los “leones se los coman” allí, aunque un lugar curioso para este menester, en cuanto que el circo es el lugar en donde corrían las cuadrigas. Quizás lo que querían decir los guionistas era la arena -lugar donde luchaban los gladiadores-, aunque en aquel momento en Roma no existía ningún tipo de anfiteatro.

8. Otra de las cosas peculiares es la vestimenta -no tanto de esas corazas romanas que parecen que han sido compradas en un chino- sino de la del pretor Galba. Cada vez que Galba sale en escena, éste lo hace con túnicas distintas, y con una especie de toga que va cambiando de color. Parecería más lógico que éste fuera con una túnica blanca y banda ancha purpura, y con la toga de magistrado, también con banda ancha por tratarse de un magistrado. Pero no, este Galba tiene un amplio fondo de armario, e incluso se atreve a ponerse -en una ocasión- una toga totalmente púrpura. ¡Por todos los dioses!, que gran acto de impiedad contra el propio Júpiter. La toga totalmente púrpura tan solo podía ser llevada por el magistrado el día que celebraba la ceremonia del triunfo en Roma -previa autorización del Senado-, puesto que ese día encarnaba al propio Júpiter.alt

9. Otra de las perlas son los nombres. Menos Viriato, todos los supuestos lusitanos llevan nombres griegos -por las relaciones con estos supongo-. Los guionistas se podrían haber currado la búsqueda de algunos nombres más apropiados, aunque hubieran sido de procedencia íbera o celtibera. O incluso habría sido más normal que algunos lusitanos llevaran nombres romanos por influencia -proceso de romanización-.

10. Y la otra cosa que más sorprende, es que la ciudad esa en la que vive Viriato, con sus cuatro chozas redondas -cuando normalmente estas se realizaban ya cuadradas y agrupadas-, parece más bien un pueblo de mala muerte, y ni tan siquiera tiene una mala empalizada para protegerse. No sé por qué Galba no toma a cinco o seis hombres a lo mucho y acaba con el problema.

En fin, esta serie es un cúmulo de despropósitos. Más les habría valido haber contratado a unos cuantos historiadores, versados en este tema, como guionista, en vez de haberse gastado tanto dinero en una serie que ni siquiera tiene un mínimo de acción o calidad.

La crítica continua aquí.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. CERRAR