Organización y forma de lucha en las legiones romanas (Espartaco, Kubrick, 1960/ Roma, BBC, 2005-2007)

Esta primera escena pertenece a la conocida película Espartaco dirigida por el afamado Kubrick. Si nos ponemos en contexto, la batalla es el final de la revuelta protagonizada por Espartaco, el gladiador y esclavo que formó un ejército que puso en jaque a Roma, y que finalmente fue vencido por el aquel entonces pretor Craso.

La escena es posiblemente una de las mejores logradas del cine, al menos en tanto a la clásica estrategia de combate romano. Como muchas películas de la época, cuenta con escasos efectos especiales, pero sí con suficientes extras: nada menos que se utilizaron 8.000 soldados del ejército español para rodar la secuencia.

Dos ejércitos enfrentados: el ejército de esclavos liderados por Espartaco y el ejército romano. El primero, claro está, caótico y sin disciplina. El segundo, bien organizado y uniformado. En este último caso, podemos observar que la legión está dividida en centurias y manípulos (agrupamiento de dos centurias), aunque para esta época el manipulo no era el agrupamiento esencial, sino que lo era la cohorte, que es una unidad formada por tres manípulos o, dicho de otra manera, seis centurias. En este caso, la película no nos muestra esta organización muy detallada, pero la cohorte sería cada uno de las formaciones que se extienden en línea recta hacia el fondo y que eran numeradas del I al X, pues cada legión contaba con diez cohortes. La primera cohorte, en cualquier caso, estaba formada por cinco centurias dobles formada por los más aguerridos legionarios, es decir, la élite. La centuria, como su nombre indica, era en origen un agrupamiento de cien legionarios, aunque este número fue cambiando con el tiempo. Sea como fuere, podemos observar como en cada centuria encontramos a su comandante: el centurión, caracterizado por un casco con una cresta dispuesta de oreja a oreja.

La colocación y movimiento de las unidades es el llamado triplex acies, que podemos traducir como combate en tres ordenes. Tres lineas con mayor o menor fondo que debían darse relevo tras un rato de lucha (por lo general, en los momentos en que existía una pequeña tregua por parte del enemigo). De esta manera, los soldados que se encontraban en la línea de lucha estaban siempre relativamente descansados. Para que este relevo se produjera era necesario que hubiera separación entre las centurias y manípulos (se observa bien en el fragmento). A través de estos espacios, los legionarios de la primera fila podían retirarse, dejando al segundo orden la lucha.

La primera fila era la de los hastati, legionarios jóvenes que todavía no habían participado en muchas batallas; le seguían los princeps, con mayor veteranía; y los últimos eran los triarii, los más veteranos de la legión. Por lo general, si estos últimos llegaban a entrar en combate suponía que existía el peligro de que el ejército romano fuera aniquilado o tuviera que retirarse, así que estos eran los que debían cerrar filas e iniciar la retirada ordenada en caso necesario. No obstante, en la película solo vemos la lucha del primer orden, que se descompone y, la verdad, no se aprecia posteriormente ningún tipo de disciplina en la lucha. Precisamente, mantener la formación era la clave de la falange, es decir, que los legionarios formaran una muralla con sus escudos y lucharan hombro con hombro para poder protegerse entre sí, como vemos en el fragmento de la serie Roma que comentaremos unas líneas más abajo.

Tampoco se nos muestra que antes de que el primer orden entrara en acción, los velites, soldados de menor rango que el legionario y con un armamento mucho más ligero, lanzaban piedras mediante hondas al enemigo. Cuando estos últimos pretendían atacar, se refugiaban tras las filas de los legionarios. Tampoco se nos muestra, por otro lado, el lanzamiento del pilum o jabalina por parte de los legionarios sobre el enemigo antes de entrar en el combate cuerpo a cuerpo.

Para acabar con el comentario de este fragmento de Espartado, podemos observar que en un momento dado llegan las legiones de Pompeyo. En realidad no tiene ningún respaldo histórico, puesto que fue únicamente el ejército de Craso el que acabó con la rebelión de los esclavo.

Si en la escena de Espartaco no podemos ver en realidad el combate cuerpo a cuerpo entre los dos ejércitos tal y como sería, sí que nos podemos hacer una idea tras visualizar el ya comentado fragmento de la serie Roma, en concreto en el primero de los capítulos. En este caso, observamos como se pretende en todo momento mantener el orden en la primera fila para que esta se mantenga cerrada. El comportamiento del legionario Tito Pullo, uno de los protagonistas de las serie, que abandona la falange para luchar por su propia cuenta, no tiene cabida, de ahí que más tarde sea castigado, pues no solo ponía en juego su propia vida, sino la de sus compañeros. En cualquier caso, lo interesante de la secuencia es observar cómo las diversas lineas de legionarios cambian a la orden del centurión. La segunda fila introduce el escudo entre los compañeros de la primera fila, permitiendo hacer el cambio al mismo tiempo que se mantiene la protección y estructura de la falange.

Propuesta

1. En este caso, se puede ver primeramente el fragmento o los fragmentos con el fin de que los alumnos realicen una comparación entre los dos ejércitos: organización, forma de lucha, armamento, uniforme, etc.

2. Tras esto, se puede explicar de una forma más concreta el funcionamiento de la legión tal y como hemos explicado en el comentario anterior.

Autor: D. Gilmart, publicado el 25 de julio de 2019

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies

This site is protected by wp-copyrightpro.com